La segunda ciudad más importante de Portugal es conocida en el mundo entero por sus vinos y por sus puentes. De hecho, aún siendo una ciudad relativamente pequeña cuenta con 6 hermosos puentes que recorren la ciudad de este a oeste cruzando el Duero en sus últimos kilómetros de vida. Oporto sorprenderá a todo visitante que no la conozca, además de que tiene la ventaja de que está muy cerca de España.

Ponte Maria Pia

Oporto, como toda ciudad atravesada por un río, se encuentra separada en dos partes muy diferentes entre sí. En el margen derecho del río se encuentra el casco histórico de la ciudad portuguesa. Gracias a su pequeño tamaño lo mejor es ir caminando por el centro visitando sus museos, sus iglesias con sus respectivas torres y como no, su catedral. Esta se encuentra en el punto más alto de la ciudad, muy cerca del Duero, y su encanto proviene de los tres estilos, barroco, románico y gótico en los que está construida.

Catedral de la Se

Pero aunque la Catedral de la Sé de Oporto es el punto más alto de la ciudad, las mejores vistas se ven desde la Torre de los Clérigos. De obligado cumplimiento es subir y ver toda la ciudad desde allí.

Torre dos Clérigos

Los puentes

Cómo decíamos al principio, lo que más diferencia a Oporto de otras ciudades son sus puentes. Hasta seis recorren el rio a su paso por la ciudad. El más importante de todos es el Puente Luis I, inaugurado en el año 1886 y construido por el alemán Téophile Seyring, amigo de Gustave Eiffel, y algo se nota. Está dividido en dos pisos, ya que por el superior pasa el metro y por el inferior los coches y autobuses, y también tiene una zona peatonal por donde podremos pasear hasta el otro lado. Desde él se pueden ver las mejores vistas del atardecer ya que el río se convierte en vino por unos minutos gracias al reflejo rojizo del cielo.

Atardecer en Oporto

Vinos

Y si el color del río te ha dado sed, al otro lado de la rivera del Duero se pueden visitar las célebres bodegas de vino de Oporto. Hay que decir que por toda la ciudad nos van a ofrecer viajes en trenecito a cualquiera de ellas, por lo que por un módico precio podemos visitarlas, hacer degustaciones y como no, comprar este dulce vino.

Si te ha gustado Oporto seguro que también querrás visitar Praga o las 4 ciudades turísticas de Estados Unidos. ¡Comparte, por favor!

Imágenes: José Carlos BaboTurismo En PortugalDel-UksOneterry Aka Terry Kearney