Si hay una marca de relojes que es considerada casi una institución en Japón, esa es Seiko. Y es que las razones que nos llevan a visitar determinados países pueden ser muy variopintas. Hay quienes hacen de un hobby una forma de vida, y les conduce a descubrir países como el del sol naciente, conocido sobre todo por ser el “imperio de la alta tecnología”, entre otras cosas.

Las razones para viajar a un país como Japón pueden ir desde nuestra afición al “manga” y al “anime” a otras como los videojuegos, el budismo, la tecnología en su conjunto, la papiroflexia, la ceremonia del té o incluso el sushi. Además, los hay que habiendo recorrido ya un Camino de Santiago a la española, quieren dar el salto para conocer el Shikoku Henro, que es una experiencia similar pero a lo japonés. Es decir, más que recorrer iglesias y monasterios te encuentras por el camino con 88 templos budistas y sintoístas en una ruta de 1.200 kilómetros.

Pero es que Japón es un país de contrastes donde la naturaleza del monte Fuji y el ritmo frenético del centro de Tokio parecen casi irreconciliables. De algún modo se puede decir que este país derrocha creatividad por todos sus costados. Tanto es así que si por algo es conocido el territorio nipón es justamente por la tecnología que desarrolla, y cuando pensamos en tecnología se nos puede venir a la mente desde los robots más avanzados, a los relojes, porque si hablamos de precisión y de tiempo, este aparato es la clave.

Japón y su tradición relojera unida al buceo

Como hemos dicho a cada uno le mueve algo diferente para conocer o acercarse a un territorio nuevo. Por si no lo sabéis, Japón es uno de los países del mundo, que mejores condiciones ofrecen para los amantes del buceo. Con sus más de 6852 islas puede hacer perfectamente la competencia a las aguas de las Maldivas, Bali o Tailandia.

Pero además como hemos comentado antes, para practicar cierto tipo de deportes se requiere en muchas ocasiones de objetos que sin ser totalmente imprescindibles “a priori”, pueden volverse para los profesionales, en este caso del buceo en auténticos utensilios de culto. Y como no, en este arte de los relojes, los japoneses cuentan con los relojes Seiko, en concreto la colección Seiko Prospex, como se puede ver en la web de chrono24, que es la marca japonesa que ofrece relojes de alta calidad para los interesados sobre todo en el mundo del submarinismo y del buceo.

Un Seiko en la muñeca de Steve Jobs

Una vez más cabe destacar que Japón atrae a gente muy dispar por ser un país lleno de contrastes, que lo hace a su vez tan atractivo. Así, nos movemos desde el ejemplo de la tradición relojera unida a deportes como el buceo a la de la tecnología, rama por la que el país del sol naciente es conocido también.

Si pensamos en los grandes “nerds de la tecnología” a muchos de nosotros se nos vendrá a la mente el nombre de Steve Jobs. Y es que Jobs hizo ya en el año 1984, justo cuando trabajaba en su primer Macintosh, del reloj Seiko la joya de la corona. Todo ocurrió cuando casi “de extranjis”, el fotógrafo Norman Seeff tomó una foto de la muñeca de Steve Jobs, y desde entonces convirtió su reloj en apariencia normalito en todo un hito.

Ahora son muchos los que esperan la nueva edición llamada Seiko Nano 6431-6030 para el próximo marzo, y que según estima la revista Computerhoy.com de su tirada a la venta de 1982 unidades, se prevé que los relojes de agoten en los primeros segundos. Sea así o no, lo cierto es que el país nipón resulta un foto de atracción para los amantes de la precisión, y el reloj es uno de los objetos más representativos de la exactitud que se requiere en muchos campos de la vida. Porque como ya decía Antonio Machado en su Juan de Mairena: “el hombre es el animal que usa relojes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here