El tiempo se detuvo hace mucho en esta localidad de Baviera, en Alemania. Al menos esa es la impresión que se tiene nada más poner un pie en ella. Eso, o que has entrado en un cuento infantil, porque parece que de cualquier rincón puede salir un hada, un apuesto príncipe o una hermosa doncella. Bucólica, romántica, encantadora…no es extraño que Rothenburg sirviera de inspiración para diseñar el escenario de la versión que Walt Disney hiciera del cuento de Pinocho.

Rothemburg-calles

El centro de Rothenburg es un combinado perfecto de hermosísimas y coloridas casas con entramados de madera, callecitas empedradas, recias murallas y rincones maravillosos ¿Quieres conocerlos?

1. La Plaza del Mercado

Rothemburg-vistas

Auténtico corazón de la ciudad, lugar de encuentro y en épocas pasadas de acontecimientos dramáticos.  En ella se alza la magnífica fuente de San Jorge, con sus ocho metros  de profundidad es capaz de albergar cien mil litros de agua ¿Crees que es exagerado? Tal vez no…en tiempo era un fantástico depósito para utilizar en caso de incendio.

Escoltándola, dos bonitos edificios de fachadas entramadas: una antigua farmacia y la Casa de Baile y Carnicería ¿Por que se llama así? Imagínalo…el primer piso era un fantástico salón de baile y justo debajo lo que se hacía era vender carne, suponemos que a los bailarines no debía importarles.

Rothenburg-Casa-de-Baile

El resto de los edificios de la Plaza del Mercado también son admirables: la Casa Jagstheimer, con su fachada gótica; el antiguo Gimnasio, de estilo renacentista o la Jakobskirche, la iglesia más importante de la ciudad.

Pero hay dos edificios en esta plaza que merecen mención aparte. Ahora verás porqué.

El ayuntamiento

Rothemburg-ayuntamiento

Se trata de un increíble y suntuoso edificio que se comenzó a construir en estilo gótico y se terminó con trazos renacentistas. Destaca por su belleza y por su fantástica torre de 61 metros. Si te sientes con ánimos puedes subir hasta lo más alto y disfrutar de una maravillosa vista de la ciudad.

La taberna de los concejales

Rothembur-carrillon

Su peculiaridad es el carillón del reloj que adorna su fachada y que escenifica una curiosa historia la del “trago maestro”. Cuenta la leyenda que durante la Guerra de los Treinta Años Rothenburg fue tomada por el general Tilly, con intención de destruirla. Los concejales intentaron persuadirle ofreciéndole una jarra de vino de tres litros, pero él, en lugar de tomarla, dijo que si alguien era capaz de bebérsela de un trago dejaría la ciudad en paz. Hubo un voluntario, el  alcalde Nusch, que consiguió la hazaña y salvar así la ciudad.

2. Las murallas

Rothemburg-muralla

Rothenburg está rodeada de una muralla de dos kilómetros jalonada por increíbles puertas e imponentes torres que se puede recorrer en su mayor parte. Sus muros nos dan idea de la importancia que en tiempos tuvo proteger esta ciudad, que llegó a ser declarada Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico ¡Nada más y nada menos!

3. Más visitas interesantes

Rotenburg-paseo

No hay rincón en Rothenburg que no merezca una parada y una fotografía en cualquier momento del año, aunque la ciudad luce especialmente hermosa en Navidad. Pero incluso en verano hay lugares donde podrás vivir esa fecha tan especial. El Museo de la Navidad es un lugar lleno de magia con una maravillosa colección de árboles de navidad, adornos o figuritas de Papá Noel. Una delicia para grandes y pequeños, como lo es la tienda de Kate Wöhlfahrt, donde  podrás comprar los más bonitos adornos y detalles navideños.

Rothembur-carrillon

Y si eres de los que no se asusta fácilmente, te recomendamos el  Museo de la Tortura y su espeluznante colección de objetos destinados a la mofa, el castigo y el suplicio de los condenados.

¿Qué te ha parecido nuestro recorrido por esta ciudad de cuento? Si te ha gustado, puedes compartirlo y si te apetece seguir conociendo rincones de la bella Alemania haz una parada en Heidelberg.

Imágenes: TuxysoTilman2007Avi1111UliMartin aka MahaLuftphiliaBrian WieseMoyan Brenn, Tuxyso.