Cuando escuchamos hablar de los sitios imprescindibles para visitar en Mallorca casi siempre lo que resalta son preciosas calas y playas de aguas cristalinas. Pero esta isla mediterránea esconde mucho más: pueblos encantadores, en medio de parajes de increíble belleza, con aires medievales o todo el sabor marinero de otras épocas. En El Viajero Feliz vamos a conocer algunos de los mejores pueblos de Mallorca, ¿te apuntas?

La lista de pueblos de Mallorca que te traemos a continuación te encantará completamente. Sus pueblos son únicos, llenos de calles estrechas con adoquines, paisajes y una rica cultura que vale la pena conocer. Hay pueblos con glamour, otros con una hermosura inigualable y algunos otros cargados de historias. Cada uno de estos pueblos son diferentes entre sí, pero albergan algo en común: ¡enamoran a los visitantes!

Los 10 pueblos más bonitos de Mallorca

1. Valldemossa

Valldemossa | Pueblos de Mallorca

En el corazón de la sierra de Tramontana, rodeado de olivos, almendros y encinas, descubrimos uno de los pueblos más bonitos de las Baleares: Valldemossa, un lugar romántico como pocos que nos traslada a otra época gracias a sus íntimos bares y cafés. Los sitios majestuosos que ver en Valldemossa están marcados por naturaleza, restaurantes con la mejor comida mediterránea y mallorquina, así como su gran montaña El Teix, que te llevará a través de bosques de robles y árboles de hoja perenne a un contacto directo con la madre Tierra.

En su cartuja pasaron una corta temporada Frédéric Chopin y su amante, la escritora George Sand. Solo estuvieron unos meses, pero su huella es imborrable. Gaspar Melchor de Jovellanos y Rubén Darío también pasaron un tiempo en Valldemossa, aunque por diferentes motivos: el primero, desterrado por Manuel de Godoy, ministro de Carlos IV; el segundo, para empaparse del espíritu de la antigua cartuja. ¡Quienes tienen alma artística a lo largo de los años se han sentido atraídos por Valldemossa! ¿Dejarías salir tu lado artístico en Valldemossa?

2. Deià

Deià

Su estampa bohemia ha atraído a infinidad de artistas. Encaramada en una colina, esta localidad de casas de piedra invita a pasear con calma, a perderse para descubrir cada uno de sus rincones. ¿Sabías que el escritor Robert Graves se enamoró de esta villa y aquí murió? Se puede visitar la que fuera su casa o el cementerio, lugar en el que descansan sus restos y desde el que se contemplan unas vistas espectaculares.

Pero si su casco urbano es precioso, no lo son menos sus calas. Y desde Sa Foradada se disfruta de las más increíbles puestas de sol que puedas imaginar. ¿Se puede pedir más? ¡Parece que sí! Porque es uno de los pueblos del interior de Mallorca con un gran número de talleres de artesanos y decenas de galerías de arte.

Por si fuera poco, es excelente para que te sumes a algunas de las fiestas en los pueblos de Mallorca, como la Festividad de Sant Joan que da inicio al verano, se celebra desde hace 30 años con música, eventos deportivos y un concurso de pesca. Otra de las celebraciones es el Festival de arte de Deià, que se realiza a mediados de octubre y es una oportunidad para celebrar la creatividad.

3. Sóller

Sóller

Esta preciosa villa encierra infinidad de encantos: desde preciosas iglesias y casas señoriales a interesantes museos y un destacado patrimonio modernista. Es una auténtica joya situada en un valle durante siglos muy aislado. Y no podemos olvidar su puerto natural, uno de los más bonitos de España.

La mejor manera de conocer este pueblo es hacerlo viajando en su histórico y encantador tren de madera, un recorrido de lo más bucólico que en cinco kilómetros une la población con la zona del puerto. ¿Sabes cuál es la característica más peculiar de Sóller? ¡Que está rodeado por un valle de naranjos! De hecho, las naranjas son las estrellas de la zona.

Sóller es uno de los pueblos de Mallorca más atemporales, parecerá que estás atrapado en un cuento mágico, pero de igual forma verás modernidad. ¡Es una combinación realmente única de Sóller! Te recomendamos que salgas a cenar, ya que las luces de la farola te harán sentir en una película de época, mientras que en el día puedes refrescarte con un delicioso jugo de naranja.

4. Alcúdia

Alcúdia

Ciudad de larga historia, Alcudia es una verdadera delicia. Se trata de una localidad en la que aún se descubren restos romanos de la antigua Pollentia, de enorme interés. Pero además, es muy fácil percibir su trazado medieval, condicionado por la muralla que la envuelve y de la que aún se conservan algunas de sus puertas y sus baluartes.

La iglesia de Sant Jaume, algunas casonas señoriales o la capilla del Santo Cristo merecen también una visita. No te pierdas tampoco su puerto, sus fantásticas playas y su increíble entorno natural. ¡Alcúdia, sin lugar a dudas, es uno de los pueblos más bonitos de Mallorca! Asimismo, la más idónea forma de conocerlo es a través de un recorrido en barco, donde podrás avistar delfines, ver una bonita puesta de sol o bañarte en sus cristalinas aguas.

5. Pollença

Pollença | Pueblos de Mellorca

Esta es otra bonita villa de reminiscencias medievales que ha enamorado a insignes personajes. Agatha Christie se inspiró aquí para dar forma a una de sus obras y personajes como Chaplin, Audrey Hepburn o Winston Churchill se hospedaron en uno de sus hoteles.

Más allá de estas anécdotas, sus callejuelas, su Plaza Mayor (corazón de la ciudad) y su puente romano son pequeñas maravillas. También lo es el Calvario, que realmente hace honor al nombre, ya que se trata de un paseo de 365 escalones que llevan a una pequeña capilla de estilo neogótico. Eso sí, el esfuerzo merece la pena, porque las vistas son preciosas. ¡Y qué decir de la Playa de Formentor! ¡Espectacular!

Pollença es un pueblo ideal para caminar tranquilamente y dar paseos en compañía de amigos o en pareja. Aunque la vida nocturna no es muy movida en Pollença, puedes hallar sitios apropiados para tomar unos tragos al aire libre o para comer bajo la luz de la luna. ¡Atrévete a vivir una experiencia bellísima en todos los lugares que ver en este pueblo!

6. Capdepera

Capdepera

Su fortaleza amurallada del siglo XIV es lo más representativo de este pueblo, pero no es lo único que ofrece a los visitantes. La iglesia de San Bartolomé, algunas casonas, los yacimientos arqueológicos que hay en sus inmediaciones y que dan idea de la posición estratégica que a lo largo de la historia ha tenido esta villa son también puntos de interés.

También muy cerca hay preciosas playas como Cala Ratjada o Cala Agulla, perfectas para relajarse junto al mar. De igual manera, puedes observar la fortaleza medieval del siglo XIV, desde la cual se puede ver la isla de Menorca en días despejados, un claro ícono que ver en Capdepera. Por otro lado, lo que hace que este sitio sea uno de los pueblos bonitos de Mallorca es su faro, cuya función es proteger el Canal de Menorca, vía de comunicación entre las dos islas. ¿Te animas?

7. Fornalutx

Fornalutx | Pueblos de Mallorca

Situado muy cerca de Sóller, es otro pueblo de casas de piedra, calles empinadas y encanto en cada rincón. De hecho, en su momento fue catalogado como el «pueblo más hermoso de España». Es uno de esos lugares auténticos que no se olvidan fácilmente, aunque no tenga grandiosos monumentos. Merece la pena, sin embargo, hacer una parada en su iglesia gótica y en su torre de defensa.

Perfectamente mantenido, conserva una curiosa tradición: muchas casas muestran tejas pintadas en los voladizos, con dibujos de lo más variopinto realizados en tonos rojizos. Fornalutx es uno de los pueblos de Mallorca predilecto por quienes practican senderismo o ciclismo, ya que sus caminos hacen que estas actividades se puedan realizar de la forma más propicia.

¿Qué es lo más emblemático de Fornalutx? Entre otros atractivos, ¡la Casal de Can Xoroi!. Está abierta viernes y sábado desde las 10:30 hasta las 13:30 h. Aquí se alberga una exposición con fotografías del pueblo de los siglos XIX y XX. Por otro lado, si todavía quieres saber por qué es uno de los pueblos de Mallorca con encanto, ¡pues disfruta de las impresionantes vistas de la Tramontana!

8. Bañalbufar

Bañalbufar

Seguimos con los pueblos bonitos de Mallorca y es el turno de Bañalbufar. Su nombre significa «construcción junto al mar» y tiene un marcado origen árabe. Este es uno de los pueblos de la sierra de Tramontana. Por cierto, ¿sabías que la sierra de Tramontana fue declarada Patrimonio de la Humanidad? Sí, sus vistas al mar Mediterráneo que te dejarán con la boca abierta.

¡Pues bien, retomamos Bañalbufar! Se trata de uno de los pueblos cercanos a Palma de Mallorca, así que llegar a Bañalbufar es muy sencillo. Está conectado con Palma a través de la línea L200 del servicio de Transports de les Illes Balears (TIB). Seguramente, te estás preguntando qué puedes hacer una vez que estés en esta zona. Lo primero es visitar la Plaza de la Vila, donde se encuentra la iglesia parroquial de Santa María, construida a finales del siglo XVII.

A pocos metros se halla una inmejorable torre defensiva del siglo XVII y la casa señorial que tiene un hechizo difícil de describir. Sin embargo, el gran must de Bañalbufar es caminar y encontrarte con los lavaderos de Sa Canaleta de finales del siglo XIX, la minúscula Placeta de Sa Canal o las empinadas calles de s’Amargura y l’Esperit Sant. ¿Te dejas seducir por este pueblito de Mallorca?

9. Manacor

Manacor | Pueblos de Mallorca

En la zona oriental de esta isla vas a toparte con Manacor, otro de los pueblos de Mallorca más cautivadores. Su historia inicia desde los años 1200 a. C. y es un gran centro turístico y vacacional al que puedes ir en compañía de tu grupo de amigos e, incluso, si estás planificando un viaje familiar.

Los principales sitios que ver en Manacor son sus numerosas cuevas: las cuevas del Drach (estas esconden en su interior el lago subterráneo Martel), las cuevas de Hams (cuyo interior es un espectáculo de luces y colores) y las cuevas de Can Senyoret (el monumento más significativo de la isla).

Manacor es totalmente un deslumbre de maravillas naturales, como sus calas y playas. En ese sentido, debes visitar Cala Romántica, que entre pinos y acantilados hace honor a su nombre. ¿Buscas arena fina y dorada? ¡Es en Playa de Porto Cristo donde lo encontrarás! Pero, por supuesto, la mejor forma de recorrer Manacor es dándole al menos una visita a todos sus lugares imprescindibles.

10. Portocolom

Portocolom

Hay dos historias muy interesantes sobre el origen del nombre de Portocolom. La primera dice que se debe al latín Portu Columbi que se traduce como «puerto de paloma». La idea fue de los romanos, quienes la llamaron de esta forma por la increíble abundancia de estas aves en el pueblo. La segunda historia sostiene que fue nombrado en honor a Cristóbal Colón, ya que una de las teorías sobre los orígenes de este navegante sitúa su nacimiento en Mallorca (un tema bastante discutido, por cierto).

Portocolom es uno de los pueblos de Mallorca más atractivos. Su naveta prehistórica que data del año 2 000 a.C. es un interesante resto de la arqueología que a día de hoy sigue atrayendo a turistas. Los golfistas, los aficionados a las actividades acuáticas y los amantes del vino, encontrarán gran variedad de actividades para hacer, pero si no eres de ese tipo de viajeros, entonces también puedes bañarte en sus azules playas, ir de compras y pasear por el centro de Portocolom. ¿Lo visitas?

Ya lo has podido comprobar, más allá de sus preciosas playas o de su capital, Mallorca esconde auténticos tesoros en forma de pueblos maravillosos. ¿Cuál de estos pueblos de Mallorca ha sido tu favorito? ¿Nos recomiendas algún otro de los pueblos cerca de Palma de Mallorca? Déjanos un comentario, comparte este artículo y sigue descubriendo con nosotros más rincones de esta increíble isla, ¡hay muchos!

No dejes de seguir descubriendo otros preciosos pueblos de España:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.