En El Viajero Feliz nos encanta visitar esos castillos que parecen sacados directamente de un cuento de hadas y que gozan de una hermosa arquitectura. Por eso, en esta oportunidad, nos hemos traslado hasta el Castillo de Neuschwanstein, uno de los sitios más recomendados que ver en Alemania, en especial si disfrutas de un turismo diferente y lleno de lugares encantadores con una historia única.

Aunque no consiguió entrar en la lista de 7 maravillas del mundo moderno (quedó en octavo lugar), sí que forma parte del Patrimonio Monumental de la Humanidad por la Unesco. El Castillo de Neuschwanstein, antes denominado Nuevo Castillo de Hohenschwangauen, honor al Rey Loco, Luis II de Baviera, es hoy el lugar más visitado en Baviera, con casi un millón y medio de visitantes que van anualmente a disfrutar de él.

Conviértete en uno de los afortunados que reviven la magia de uno de los castillos más hermosos de Europa, quizás compitiendo solamente con otros como el de Carcasona o el Palacio Da Pena de Sintra. ¿Te lo vas a perder? ¡Esperamos que no! Así que sigue leyendo esta entrada.

Castillo de Neuschwanstein, un castillo de cuento de hadas

Castillo de Neuschwanstein

La joya de Baviera es un castillo de cuento de hadas a la antigua usanza; con sus pináculos y torres. No obstante, mucho ha cambiado desde entonces, puesto que actualmente cualquiera puede conocerlo. Fue construido en una época donde los castillos no tenían relevancia estratégica.

Sin embargo, el rey Luis II idealizaba la construcción de un castillo cuyas torres y muros armonizaran completamente con las montañas y los lagos cercanos al lugar. De esta manera, se puede decir que este castillo de hadas tuvo una función meramente estética. En la actualidad, es los lugares más visitados de Baviera, en Alemania.

El castillo es una mezcla de estilos arquitectónicos y quizás de allí derive su extraordinaria belleza. El interior del Castillo de Neuschwanstein es de bastante interés. Curiosamente, una vez que estés adentro vas a toparte con múltiples referencias a personajes medievales como Isolda.

Adicionalmente, el interior del castillo del Rey Loco en Alemania posee una cocina que aprovecha el calor, siguiendo reglas elaboradas por Leonardo da Vinci. Pero las curiosidades no terminan allí, sino que en su interior también se alberga el primer teléfono móvil de la historia. ¿Quieres más? En ese castillo hay una completa red de luz eléctrica. Como verás, está bastante equipado con avances tecnológicos propios del siglo XIX, como agua corriente y calefacción central.

El interior del Castillo de Neuschwanstein tiene, en algunas de sus salas, un estilo enmarcado en la historicidad alemana. Este castillo posee cerca de 200 cuartos interiores incluyendo habitaciones para visitantes y sirvientes, al igual que para logística y servicio. Asimismo, por su diseño tanto interior como exterior, se convirtió en inspiración para el castillo de la Bella Durmiente de Disney.

Historia del Castillo Neuschwanstein

Exterior del castillo del rey loco en Alemania

Este castillo fue construido en el siglo XIX por idea del rey Luis II, como lo dijimos anteriormente. Según se tiene registro, el 15 de mayo de 1868 dijo en una misiva que quería un castillo «al estilo auténtico de los antiguos castillos alemanes» sobre el desfiladero de Pöllat y que sería «más bello y acogedor que el castillo de abajo, el de Hohenschwangau».

La primera vez que se presentó un borrador con el diseño del castillo estuvo a cargo del escenógrafo teatral, Christian Jank, y los planes arquitectónicos fueron realizados por el arquitecto Eduard Riedel. Sin embargo, para el diseño final hubo numerosos cambios. Tanto así que se dice que el diseño del castillo fue más idea del Rey Loco que de los arquitectos involucrados. La influencia de Luis II fue tanta que los trabajadores tenían prohibido continuar con las obras si el monarca no había aprobado algún borrador.

La construcción del castillo empezó en 1869. Se tenía contemplado que la construcción finalizara en 1872, pero esto no fue posible, ya que los cambios constantes y los nuevos presupuestos impedían la rapidez de la construcción. Los costos de construcción de Neuschwanstein ascendieron, hasta la muerte del rey, a un total de 6.180.047 marcos de oro.

Luis II para ver sus caprichos cumplidos se endeudó a tal punto que fue incapacitado y hubo riesgo de embargo. Para 1886 ya el rey había fallecido y el castillo no estaba completamente finalizado. No obstante, seis días después de su muerte, el castillo abrió sus puertas al público.

A pesar de que Luis II pensó que el Castillo de Neuschwanstein sería un espacio privado, las recaudaciones económicas por visitantes curiosos permitieron pagar sus préstamos. Este se convirtió rápidamente en un negocio lucrativo para la familia Wittelsbach. Posteriormente, el Castillo de Neuschwanstein pasó a ser en 1923 propiedad del Estado Libre de Baviera.

Actualmente es de los castillos más populares del país. Vale la pena mencionar que el nombre del castillo de Neuschwanstein está inspirado en la obra de Richard Wagner Lohengrin y quiere decir «nuevo cisne de piedra».

Qué ver en el Castillo Neuschwanstein

Castillo del rey loco en invierno

Anteriormente las visitas al Castillo de Neuschwanstein eran libres, las personas podían recorrerlo según quisieran, esto provocó que muchos muebles se desgastaran rápidamente. Ahora, solo se puede ver el interior y exterior del lugar si se cuenta con un guía.

Ellos te llevan por cerca de 14 estancias, las principales, y te dan una breve descripción del lugar. ¿Qué ver en este sitio? ¡Lo permitido!:

  • Sala del Trono. Luis II, hizo construir esta capilla como reivindicación de su rol de mediador entre Dios y el hombre.
  • Sala de los Cantores. Destaca por sus numerosas pinturas de sagas medievales.
  • Estancias de uso privado del rey. Podrás conocer el dormitorio, el comedor, la capilla, el despacho y el invernadero.

Es importante que tengas en cuenta que las fotos dentro del Castillo de Neuschwanstein están completamente prohibidas. Por otro lado, si tienes ganas de comer algo delicioso, puedes dirigirte al segundo piso del castillo, donde está el Café & Bistro, que ofrece a los visitantes deliciosos refrigerios. Otra opción está ubicada en las puertas del Castillo de Neuschwanstein. Se trata del restaurante franquiciado Schlossrestaurant Neuschwanstein.

Cómo visitar el Castillo de Neuschwanstein: datos útiles

Castillo de Neuschwanstein

Ubicación del Castillo de Neuschwanstein

El Castillo de Neuschwanstein se encuentra en los Alpes Bávaros, Alemania. Específicamente se ubica en el estado federado de Baviera, cerca de Füssen; en un alto montículo desde el que se puede contemplar un paisaje de lagos y cordilleras que es único en el mundo.

Cómo ir al Castillo de Neuschwanstein

Hay distintas vías para llegar al Castillo de Neuschwanstein, puedes tomar alguna de las distintas vías desde Múnich, Füssen y Frankfurt. ¡Toma nota!

Cómo ir al Castillo de Neuschwanstein desde Múnich

La distancia de Múnich al Castillo de Neuschwanstein es de aproximadamente 130 kilómetros, por lo que es relativamente sencillo llegar en coche de alquiler o en un vehículo propio. Si lo prefieres, puedes tomar un autobús de Múnich al Castillo Neuschwanstein, es una opción bastante económica, pero también es muy demorada porque tendrás que hacer varios trasbordos.

Cómo ir de Füssen al Castillo de Neuschwanstein

Puedes coger un tren desde Múnich que te dejará en la estación del tren de Füssen. Este tren sale cada hora desde las 5h hasta las 16h. El boleto tiene un costo de 23 euros. Una vez que estés en esta estación, podrás tomar el autobús 73 o 78 que te llevarán en unos 10 minutos hasta las taquillas Ticket-Center Hohenschwangau donde puedes comprar la entrada del castillo. Y ellos se encargan del traslado hasta el castillo.

Cómo llegar al Castillo de Neuschwanstein desde Frankfurt

La distancia de Frankfurt al Castillo Neuschwanstein es de 415.9 km, si tomas la vía A8 y A7. Es decir, que en vehículo particular vas a tener que durar cerca de 4 horas y media conduciendo. También desde Frankfurt se organizan excursiones que te llevarán en un recorrido por todos los castillos de la zona, incluyendo al castillo del Rey Loco.

Precio de entradas al Castillo de Neuschwanstein

Existen dos opciones para comprar entradas para el Castillo de Neuschwanstein. Por ejemplo, en Füssen puedes dirigirte a las taquillas de Ticket-Center Hohenschwangau. O, también, puedes adquirir entradas online al Castillo Neuschwanstein en su web oficial. Nosotros te recomendamos que no dejes de reservar entradas, ya que la cantidad diaria de visitantes está aumentando considerablemente en los últimos días.

Los precios de entrada al Castillo de Neuschwanstein son:

  • Entrada general: 15 euros.
  • Entrada reducida: 14 euros.
  • Niños y menores de 17 años: Entrada gratuita.

Ten en cuenta que por el contexto sanitario actual, no solo basta con comprar tickets de entrada, sino que debes presentar tu tarjeta de vacunación. Es importante que la vacuna para la COVID-19 que te hayan aplicado sea una aprobada por la Unión Europea. Del mismo modo, tendrás que presentar una prueba PCR con resultado negativo para coronavirus.

Horario del Castillo de Neuschwanstein

  • De abril a 15 octubre: 9 a 18 h.
  • De 16 octubre a marzo: 10 a 16 h.

Ten en cuenta que este sitio está abierto diariamente, excepto el 1 de enero y el 24, 25 y 31 de diciembre.

Cuánto dura la visita al castillo

Absolutamente todas las visitas a este castillo tienen una duración de 30 minutos.

Qué ver cerca del Castillo de Neuschwanstein

Queen Mary's Bridge (Marienbrucke)

1. Queen Mary’s Bridge (Marienbrucke)

El Queen Mary’s Bridge (Marienbrucke) es un puente colgante que tiene una vistas impresionantes al Castillo de Neuschwanstein. Esta experiencia es inolvidable. Puedes subir en bus hasta este sitio. También puedes ir caminando, pero la subida puede ser bastante empinada. El Queen Mary’s Bridge es concurrido, por lo que tendrás que hacer fila para atravesarlo o tomar una foto de las vistas.

2. Castillo de Hohenschwangau

Otro de los sitios en las cercanías es el Castillo de Hohenschwangau, que no te puedes perder. Fue la residencia de infancia del rey Luis II de Baviera. De hecho, la construcción del castillo de Neuschwanstein fue iniciada a partir de una piedra que provenía del castillo de la familia.

3. Museum of the Bavarian Kings

Este maravilloso museo es una experiencia infaltable. Está centrado en la familia real Wittelsbach, especialmente en los reyes Maximiliano II y Luis II. También muestra la industrialización de Baviera hasta el final de la monarquía. ¿Te lo vas a perder?

4. Hohes Schloss

¡Aprovecha tu visita por la zona para conocer uno de los castillos mejor conservados de Baviera! Es el Hohes Schloss o Castillo alto. Está ubicado en una colina sobre el casco antiguo de Füssen en Suabia. Es de un diseño gótico tardío y te encantará admirarlo.

5. Museo de la ciudad de Füssen

Otra de las cosas que ver cerca del Castillo de Neuschwanstein es el museo de la ciudad de Füssen. No solo es interesante por las exposiciones que allí tienen lugar, sino, además, porque es una muestra de una obra de arte barroca y, al mismo tiempo, deja notar los restos conservados del conjunto medieval. Este museo data de 1913.

¿Te ha gustado el artículo? Coméntanos y comparte para hacer de tu experiencia algo mucho mejor. Y si quieres saber acerca de algo que aún no hemos escrito, ¡háznoslo saber! Estaremos encantados de hacer de tu viaje una experiencia única.

Déjate conquistar por los encantos de Alemania:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.