Irlanda es una isla de mitos y leyendas, de caballeros y de antiguas batallas. A lo largo y ancho de su territorio se descubren infinidad de castillos maravillosos. Evidentemente, es imposible conocerlos todos, pero hay algunos que realmente merecen la pena ¿Quieres verlos?

Castillos de Irlanda: belleza, historia y leyendas (I)

1.Castillo de Blarney

Castillo-Blarney

Este es uno de los castillos más famosos de Irlanda ¿La razón? Que en él se encuentra la Piedra de la Elocuencia. Dice la leyenda que todo aquel que  la besa obtiene el don de la facilidad de palabra y el convencimiento. Pero de momento, lo que hace es quedarse mudo, porque para besarla hay que ponerse de espaldas y descolgarse ligeramente por un agujero situado en lo alto de una de sus torres.

Más allá de las leyendas que envuelven esta peculiar piedra, lo que sí es cierto es que se trata de un castillo construido a principios del siglo XIII, destruido dos siglos más tarde y levantado de nuevo con muros de más de cinco metros de grosor. A pesar de ello, hoy solo se puede contemplar la torre del homenaje y parte de las antiguas dependencias.

2. Castillo de Kilkenny

Castillo-Kilkenny

Este es un precioso castillo levantado en el siglo XII en una colina desde la que se domina la localidad de Kilkenny. Un castillo modificado considerablemente a lo largo de su larga historia. De hecho, de la construcción original apenas se conservan las cuatro torres fortificadas. Estuvo ocupado por la familia Ormond hasta los años 60, cuando lo cedieron a la ciudad por solo 50 libras.

Con un precioso techo de madera y una chimenea de mármol de Carrara, la Galería de Imágenes es uno de sus tesoros. Además, está rodeado de unos idílicos jardines.

3. Castillo Ashford

Castillo-Ashford

Es, sencillamente, espectacular. Se levantó en el siglo XIII junto al lago Corrib y está rodeado de bosques. Reconvertido en hotel, aquí se rodó una película maravillosa, El hombre tranquilo ¿Se puede pedir más?  Sí, porque el castillo de Ashford, uno de los más antiguos de Irlanda, aún mantiene su encanto medieval en cada piedra, cada pasillo y cada habitación.

Lugar perfecto para una escapada romántica. Y desde luego, para conquistar a la pareja para toda la eternidad. No solo por su belleza y por la magia que lo envuelve, también porque es un hotel de cinco estrellas nada asequible, evidentemente.

4. Castillo de Malahide

Castillo-Malahide

En una tierra de mitos y leyendas no puede faltar un castillo encantado… o varios. Pero en este caso vamos a centrarnos en uno que se encuentra cerca de Dublín. Dicen que el de Malahide tiene uno, cinco o hasta siete fantasmas, según la leyenda que se prefiera. Una habla del espectro de un caballero ajusticiado tras ser acusado falsamente de atacar a una dama. Otra de las apariciones de un joven asesinado el día de su boda defendiendo a su prometida, que tras ello se suicidó y que también se manifiesta. Y son solo dos de las leyendas, las hay para todos los gustos.

Pero no solo fantasmas tiene el castillo, también cayó sobre él una maldición. Cuenta que 14 miembros de la familia Talbot desayunaron juntos antes de la batalla de Boyne y que ninguno sobrevivió. ¿La causa? La ruptura de la promesa de uno de ellos de construir una cámara votiva de marfil, lo que hizo que la familia entera cayera en desgracia.

5. Castillo Glenveagh

Castillo-Glenveagh

De uno de los castillos más antiguos a uno de los más modernos, el de Glenveagh. Se trata de una construcción levantada en el siglo XIX. Un edificio de lo más romántico, rodeado de jardines y en medio de un espectacular parque nacional de interminables bosques y preciosos lagos.

Un castillo en el que se hospedaron estrellas de cine de la talla de Marilyn Monroe o Greta Garbo mientras fue propiedad de Henry Plumer, un filántropo norteamericano que lo donó al Estado en los años 80.

6. Castillo Lismore

Castillo-Lismore

Es uno de los más bellos ejemplos de arte de estilo gótico en Irlanda. Fue concebido como residencia para los obispos de Irlanda. Fue Juan de Inglaterra quien ordenó su construcción en el siglo XII, aunque quedaría abandonado cuatrocientos años después. A partir de entonces pasaría por varias manos que le darían el aspecto magnífico que hoy tiene.

Aunque solo se puede visitar una parte, merece la pena, ya que una de sus alas se reconvirtió en galería de arte. Mención aparte merecen sus espectaculares jardines.

Son solo seis de los increíbles castillos que hay desperdigados por la maravillosa Irlanda. Seguiremos hablando de ello, mientras, puedes descubrir 8 castillos fantasmales en Gran Bretaña.

Imágenes: Jack Acecroft, Robert Linsdell, Motorito, vintagemodernquilts | lisa, petwalker49, Alison Killilea, Pat O’Malley.

Dejar respuesta