Vota el post!

A 12 kilómetros de Sélestat, una pequeña localidad de Alsacia, Francia, se alza el castillo de Haut-Koenisbourg, una auténtica fortaleza medieval erigida a 757 metros sobre el monte Stophanberch. En su época fue ideal para controlar las rutas comerciales que se dirigían a los Alpes o a los puertos franceses, actualmente es ideal para disfrutar de unas vistas estupendas y conocer un pedacito de historia medieval.

Haut-Koenigsbourg

El precioso castillo de Haut-Koenigsbourg en Francia

En ninguna ruta por Alsacia puede faltar una parada en Sélestat para conocer el castillo de Haut-Koenisbourg. Esta fortaleza fue construida en el siglo XII con el objetivo de controlar las rutas del vino, trigo, plata y sal que cruzaban Europa. Aunque tras la Guerra de los Treinta Años quedó en ruinas, a principios del siglo XX fue restaurado y recuperó toda su esencia.

4251597037_8dbcc6741a_b

Su privilegiada situación ofrece, desde el paseo de ronda cubierto, unas vistas increíbles a todos sus visitantes. Sin embargo, las panorámicas no son su único atractivo, sus imponentes murallas y su torre del homenaje son tan impresionantes que no hay visitante que no quede increíblemente impresionado con ellas.

Haut-Koenigsbourg

Pueden recorrerse sus patios y pueden cruzarse sus puentes levadizos, como la Puerta de los Leones, hasta llegar al lugar más protegido: el palacio residencial. Vidrieras, mobiliario de madera tallada, cerámica y frescos son la decoración protagonista de este increíble palacio. Es en la sala del Káiser donde pueden encontrarse estos interesantes frescos que narran momentos históricos y las vidrieras con blasones.

Un castillo con 900 años de historia tiene mucho que explicar y es que hasta fue utilizado como escenario para rodar una de las escenas de La gran ilusión, película de 1931 dirigida por el reconocido Jean Renoir.

Biblioteca humanista
Biblioteca humanista de Sélestat

Una vez visitado el castillo, conocer la localidad de Sélestat puede ser una genial idea. Es famosa por su biblioteca humanista, en la que se guardan obras de los siglos VII-XVI, y por sus casas renacentistas, su iglesia románica de Sainte-Foy y la iglesia gótica de Saint-Georges.

Y si después de conocer este fantástico castillo y la belleza de Sélestat, crees que Francia no puede sorprenderte más ¡es que no conoces Rocamadour!

Fotografías: Frederic C81Alexandre DulaunoyKoen Schepers, 黃毛 | YELLOW MaoCorinne Staley

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.